ERA

Que la vida pasaba como un soplo de aire fresco en una mañana de primavera yo lo sabía muy bien.
A mis treinta años ya hacía mucho tiempo que sentía la desidia que producía la vida.
No era feliz, pero tampoco era un hombre triste.
Simplemente era,
y con eso bastaba.