LLÁMAME RARO

Llámame raro, y loco, y marginado;
pero nunca me digas que soy normal,
porque eso me dolerá,
y me ofenderá:
no lo toleraré.
Llámame raro,
llámame loco,
llámame marginado,
o no me llames.