MI ENEMIGO

Allí estaba mi enemigo,
sobre esa superficie de cristal cubierta de mercurio:
era un mal tipo, lo odiaba.
Odiaba a aquel cabrón.
Odiaba a aquel cabrón más que a ninguna otra maldita cosa en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *