SIMILAR A UN DIOS

No quiero vivir más tiempo, porque no es vivir lo que hago.

No tengo ganas de seguir caminando, de seguir haciendo, de seguir fingiendo; no tengo ganas…

La vida solo tiene sentido cuando camino por puentes altos y pienso: podría tirarme ahora.

La idea de poder acabar con esta farsa cuando yo quiera es lo que llena mi cuerpo de vida y le da las fuerzas para seguir un día más.

La idea de ser mi propio dueño, el amo de mi destino, similar a un dios.

Hasta que mañana vuelva a caminar por encima de ese mismo puente,

para sentirme vivo otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *