A CHORRO

Te da vergüenza correrte a chorro, nena, porque la sociedad te ha hecho así.
Te ha hecho recatada y discreta, y te ha hecho construir una coraza para protegerte,
por eso tienes que poner una manta encima de la cama y otra en el suelo, para no manchar.
Asocias el manchar con lo sucio, porque la sociedad te ha hecho así,
por eso no quieres venir nunca a mi casa, para no correrte aquí, para no manchar.
Pero eso para mí no es manchar, sino bendecir, y no es sucio,
sucio es pensar que eso pueda ser sucio.
Eso es un fluido mágico y natural cargado de poder, y a mí me encanta:
es el agua bendita con la que yo quiero bendecirme;
a ti te da vergüenza, y por eso intentas que no salga.
Pero yo sé hacer que salga, nena, yo sé hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *