EL ALMA DE UN HOMBRE

Erupciones volcánicas nacen en mi interior, un temblor de sienes que llega hasta los pelos de los dedos de los pies;
mis células vibran, mi frecuencia aumenta.
La víspera de la luna llena, las meigas meten lagartos en los calderos;
nacen hongos en las ramas y ramas en los hongos.
Algo florece en mis adentros, la semilla ha traspasado el tálamo, el árbol crece, y sus raíces se arraigan a la vida eterna.
El ciclo infinito del eterno retorno, la confirmación de la única verdad.
Un vampiro que se retroalimenta, un druida celta, un hombre lobo que aúlla en la víspera porque sabe que va a llegar el día, porque ya ha llegado.
Anticipación de lo pre escrito, trascendencia de lo mundano;
un sueño despierto, un despertar soñado;
un calambre al contacto con el hierro.
El alma de un hombre que no quería pagar las facturas de la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *