Y QUÉ CUERPAZO TENÍA

Los abdominales justos para ser mujer, el punto exacto para estar realmente buena, se le marcaban lo justo, sin pasarse y sin quedarse corta, equilibrio.

Y qué curvas, qué caderas,

Qué línea dibujaba su pelvis,

Me imagino perfectamente dónde terminaba.

Debía de tener un chocho atómico,

Un chocho dulce con aroma a jazmín,

El culmen de los chochos,

Un chochazo bestial.

Y qué culo,

Qué pedazo de culo,

Uno de los pocos culos sobre la tierra que valen más de cincuenta dólares.

Ponle un par de ceros más a ese culo,

Y reza para que puedas comerte uno, alguna vez en la vida,

Aunque solo sea una vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *